header-img
Lledó Barberá
Autor/a: Lledó Barberá Fecha de publicación: 14/09/2022 Última edición: 14/06/2024

Las mejores formas para colocar azulejos en suelos y paredes

En este artículo hablamos de:

    A la hora de decorar con cerámica no solo es importante la elección del azulejo sino que la forma de colocar los azulejos también influye en el resultado. Y es que a diferencia de lo que pueda parecer, una pieza de cerámica puede cambiar totalmente si se coloca en una posición o en otra. Del mismo modo, también se puede potenciar el espacio si se elige la forma más adecuada para colocar las baldosas. Por ello, como expertos en cerámica, analizamos las principales formas y estilos de colocar azulejos en base a las tendencias y las necesidades de cada espacio.

    Formas y estilos de colocar azulejos 

    1. Junta corrida horizontal

    Para colocarlos de forma horizontal, los azulejos se sitúan uno tras otro, en línea recta, y uno debajo del otro, sin ningún tipo de desplazamiento. Ambas posiciones logran crear una estancia repleta de orden y armonía en el espacio, por tanto, este estilo de colocar azulejos es perfecto para ambientes relajados.

    2. Junta corrida vertical

    Lo mismo sucede si queremos conseguir junta corrida vertical. Seguimos el mismo mecanismo que la junta corrida horizontal y conseguimos el mismo efecto en la decoración.

    3. A matajunta o tresbolillo

    Esta forma de colocar azulejos se hace en forma de hilera y, en lugar de hacer coincidir todas las juntas, se van colocando de forma alternada. De este modo, el efecto que se logra es que los cortes verticales queden justo en la mitad de las de la línea superior e inferior. Como resultado, la junta existente entre dos piezas se interrumpe o termina en otra pieza. Puede ser horizontal o vertical.

    Cabe mencionar que este tipo de colocación crea una sensación de amplitud y hace ganar más espacio a la estancia. Totalmente recomendado para habitaciones pequeñas ya que crea un efecto dinámico.

    4. A matajunta desplazada

    En esta opción para colocar azulejos, las piezas se colocan de forma que la junta vertical se desplaza consiguiendo que la alineación entre las diferentes baldosas rompa la simetría normal en la matajunta tradicional. El resultado que se consigue es crear un ambiente original para la estancia.

    5. Espiga o espiga ancha

    Si colocamos azulejos rectangulares en de X, lo que obtenemos es un patrón conocido como espiga. La disposición en espiga crea un efecto de flecha y se consigue con los azulejos colocados en diagonal (bien sea en horizontal o vertical). Este  tipo de disposición recuerda a las habitaciones con suelos de parquet.

    6. Diagonal

    Par continuar con las formas de colocación, proponemos una disposición clásica para azulejos cuadrados. En este caso, los azulejos se colocan de forma que las juntas van formando una X, creando así un efecto de damero. Esta propuesta está recomendada para espacios reducidos o para dar detalles a alguna estancia de mayor tamaño, ya que el resultado es repetitivo.

    7. Línea cruzada

    Esta forma de colocar azulejos, también conocida como crosshatch, se caracteriza por intercalar baldosas rectangulares dobles colocadas en vertical y en horizontal a lo largo de toda la superficie. Con ello, se consigue romper con la linealidad y el resultado es una estancia decorativa en sí. Este tipo de colocación es muy común para baños o suelos con efecto cerámica.

    Pasos a seguir para colocar azulejos en el baño o la cocina

    Un vez analizadas las formas que existen para colocar azulejos y lograr crear estancias de pura tendencia, queremos indicarte los paso que debes seguir para colocar azulejos.

    1. Escoger y calcular correctamente el material

    Lo primero que debemos tener en cuenta a la hora de alicatar una estancia es elegir las piezas cerámicas y calcular de forma correcta la cantidad que se necesita. Lo fundamental es medir bien la superficie que se va a cubrir y, en base a la medida del azulejo escogido, comprar unas cuantas piezas más. Además de ser previsores por si se rompe alguna pieza en el futuro, puede ser que para rematar algunas zonas necesitemos cortar azulejos.

    2. Preparar la superficie a revestir

    Antes de alicatar, debemos asegurarnos de que la superficie está correctamente alisada y es regular. En el caso del suelo, lo más importante es comprobar que no hayan desniveles y que esté totalmente recto. Por lo que respecta  a las paredes, hay que asegurarse de que estén rectas respecto al suelo. 

    También es recomendable lijar y limpiar las superficies en las que vamos a colocar azulejos para que sea más fácil la colocación de los azulejos.

    3. Distribuir los azulejos

    A la hora de colocar los azulejos, hay que comenzar por el suelo y pondremos primero los que están junto a la pared. De esta modo, podremos ir colocando los azulejos de la pared desde la línea divisoria que establece esta límite. A continuación, seguiremos revistiendo los azulejos de la pared. La forma de colocar estas piezas cerámicas será siempre desde abajo hacia arriba. Para completar pasaremos a alicatar el centro del suelo.

    4. Cortar los azulejos

    Para cortar los azulejos se utiliza un cortador cerámico manual, máquina con la que se cortan las piezas de forma recta y sin lugar a errores. Generalmente, para acabar la última fila de las paredes o del suelo, así como los vértices, necesites cortar la pieza en función del espacio del que dispongas.

    5. Colocar los azulejos

    Para colocar los azulejos en suelo o pared necesitamos utilizar cemento. Este producto se aplica en la superficie que se desea alicatar con la ayuda de una espátula. Seguidamente, se coloca con cuidado el azulejo de forma alineada con el resto de piezas.

    Noticias relacionadas

    Dune

    Newsletter

    ¡Suscríbete y no te pierdas nuestras novedades!

    Aplicaciones de diseño 3D que disponen de nuestra galería de productos